La administración es la fragmentación, el análisis, la secuencia, la aplicación específica, el aspecto cerebral izquierdo, ligado al tiempo, del autogobierno efectivo.

Stephen Covey

Enfoque Cientifico de la Administracion Taylor

Enfoque científico de la administración

Frederick Winslow Taylor (1856–1915)


 
Ingeniero estadounidense, hizo sus estudios en Europa y se desempeñó en la industria metalúrgica, donde realizó gran parte de sus investigaciones. En 1878 ingresó en la Midvale Steel Company y en 1884 ascendió al puesto de jefe de diseño de modelos, donde realizó importantísimos estudios, base de sus teorías.

Taylor fue muy influido por H. Robinson Towne, a quien reconoció por sus aportaciones a su trabajo, aunque criticó sus sistemas de pago. En 1900, ante la American Society of Mechanical Engineers, presentó los estudios realizados en la Midvale Steel Co.

Como consecuencia de su observación de los procesos productivos en la Midvale Steel, Taylor llegó a las siguientes conclusiones:
  • No existía ningún sistema efectivo de trabajo.
  • No había incentivos económicos para que los obreros mejoraran su trabajo.
  • Las decisiones eran tomadas militar y empíricamente, más que por conocimiento científico.
  • Los trabajadores eran incorporados a su labor sin tomar en cuenta sus habilidades y aptitudes.
Trató de desarrollar métodos para organizar el trabajo tomando en cuenta los materiales, las herramientas y las habilidades personales. Así mismo, inventó diversas máquinas, entre las cuales se destaca la fresadora para cortar metales.

Resumiendo las aportaciones de Taylor, podemos decir que elaboró un método para estudiar los tiempos y movimientos del trabajo, base de sus principios de dirección operativa. 



Tiempos y movimientos en el trabajo



Estos estudios consistieron en analizar escrupulosamente el tiempo que toma, o debería tomar, una máquina o un trabajador para efectuar un proceso dado.
Taylor dividió cada tarea, trabajo y proceso en sus elementos más importantes, con la ayuda de un reloj cronómetro y obtuvo métodos ideales de trabajo, basándose en el perfeccionamiento de los mejores elementos del proceso de trabajo de los distintos obreros. Buscaba suprimir los movimientos equivocados, lentos e inútiles. Para lograr su propósito observó a los mejores obreros. Así lo relata en su obra 
“Principios de administración científica”: 
Nuestro primer paso fue la selección científica del obrero. Al tratar con los obreros bajo este tipo de Administración, es una regla inflexible la de hablar y tratar con uno solo por vez, puesto que cada obrero tiene sus capacidades y restricciones especiales (…) no estamos tratando con obreros en masa, sino que tratamos de llevarlos individualmente a su mas alto rendimiento y prosperidad”.

Principios de dirección de operaciones

Selección científica y preparación del operario: a cada trabajador se le debe asignar la tarea más elevada que él pueda desarrollar, de acuerdo con sus aptitudes. Taylor subrayó la importancia de la selección y preparación de los obreros: a cada cual había que encargarle el trabajo que mejor pudiera desempeñar, de acuerdo con su habilidad inicial y su potencial de aprendizaje. 

Establecimiento de cuotas de producción: cada trabajador debe producir en su proceso cuando menos cierto volumen, nunca inferior a la cuota establecida para ese proceso particular.

Proporcionar incentivos salariales: se deben asignar tarifas de remuneración por unidad producida al trabajador que alcanza las cuotas de producción; al que las excede, debe dársele una mayor remuneración. 

Planificación centralizada: hay que procurar una distribución equilibrada entre la responsabilidad de los trabajadores y la dirección, dejando el trabajo operativo a los obreros y la planificación del trabajo a la dirección.

Este último concepto ha sido severamente criticado, debido a que consideró al hombre como un apéndice de la máquina y menospreció la creatividad del obrero, basándose en su baja preparación escolar y sus malos hábitos de trabajo.

Por la importancia que le dio a la planificación, Taylor sostuvo que ésta debería separarse de la operación y constituirse en una unidad independiente, bajo la responsabilidad de técnicos altamente calificados con
grados en ingeniería, los cuales deberían diseñar y seleccionar las máquinas y herramientas, fijar las cuotas de producción, los tiempos y movimientos, así como los flujos de las operaciones, todo ello, sin la intervención de los obreros.

Integración del obrero al proceso: no obstante que Taylor sostiene que la planificación es atribución de la alta dirección, y que debe llevarse a cabo solo por ingenieros altamente capacitados para calcular con precisión matemática las dimensiones y requisitos que debe tener el producto o subproducto del proceso, señala que si no se logra la colaboración de los obreros, los productos de cada proceso no alcanzarán la calidad adecuada.
Por ello, rectifica diciendo que su principio de planificación centralizada debe tomar en cuenta la visión del operario.

Supervisión líneo–funcional de la producción: Taylor señaló que las funciones del supervisor deberían desconcentrarse, dividirse por áreas y ser ejecutadas por los encargados de puestos que él sugirió, tales como:

- Inspector
- Medidor de tiempos
- Medidor de rapidez
- Subjefe de tramo de producción o proceso
- Escribiente de circulación

Críticas al enfoque científico:

Con el paso del tiempo, los efectos de su sistema fueron, en ocasiones, totalmente negativos y propiciaron diversas reacciones de los sindicatos.

Históricamente, como escuela, el taylorismo da respuesta a las necesidades de los productores que tienen problemas organizacionales y que no los logran controlar. Además, es un instrumento apto para explotar al trabajador. Por ello, la Federación Americana del Trabajo lo denominó “un esquema diabólico para reducir a los hombres a la condición de máquinas”. Se le critica el hecho de haber separado al obrero del trabajo creativo y haberlo relegado al papel de apéndice de la máquina.

Se podría decir que el sistema de Taylor no es malo en sí mismo, aunque encierra algunas contradicciones. Taylor es producto de los valores de su época y de los problemas de su medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada